receta mermelada casera

Mermeladas caseras

venta al por mayor productos para dieta adelgazar

Receta de Mermelada Casera

Preparar o hacer mermelada casera es una forma maravillosa de aprovechar las frutas de temporada en cualquier momento del año.

En contra de lo que mucha gente piensa, preparar mermelada casera no tiene ninguna dificultad. Lo único en lo que sí perderás algo de tiempo será en pelar y preparar las frutas, pero es un paso imprescindible.

Si piensas en la mejor conservación posible de la mermelada casera, es muy importante que antes de introducir ahí la mermelada, esterilices los tarros y tengan un buen sistema de cierre hermético, así nos aseguraremos de que aguante al menos un año en perfecto estado.

Puedes hacer mermelada de infinidad de frutas, elige la que más te guste, y siguiendo estos sencillos consejos conseguirás hacer una mermelada exquisita.

Cómo se hace Mermelada Casera. Ingredientes genéricos

  • 1 kilo y medio de pulpa de fruta
  • 500 gr de azúcar
  • 15 ml de zumo de limón
  • pectina (opcional)
como hacer mermelada casera

Estos pasos son genéricos para todas las frutas, aunque dependiendo de la dureza, punto de maduración y acidez de cada una de ellas el proceso puede variar ligeramente, la experiencia te irá dando esas diferencias de tiempo de cocción y azúcar añadido dependiendo de la fruta elegida y su estado de maduración.

El primer paso siempre será lavar, pelar y trocear la fruta, retirando el hueso si lo lleva y procurando no desperdiciar nada de su pulpa. Lo ideal es que sean ejemplares sin daños, en su punto de maduración pero sin pasarse, jugosos y muy aromáticos, que sean dulces por sí mismos.

Lo suyo también es conseguir aproximadamente un kilo y medio de fruta para proceder a su cocción y preparación.

mermelada de melocoton casera

Usaremos una olla bien amplia, preferiblemente de fondo grueso, y añadiremos el azúcar.

Removeremos bien durante unos 10 minutos para que el azúcar se empiece a disolver con los jugos de la fruta. Es entonces cuando añadiremos el zumo de limón, removeremos y pondremos al fuego.

No nos olvidemos de colocar un plato pequeño en el congelador para comprobar después el punto de espesor.

Llevar a ebullición, bajar la temperatura y mantener una cocción suave. Remover constantemente con suavidad, retirando la espuma que pueda salir. Deberíamos mantener la cocción desde 30 hasta 45 minutos, pero como hemos indicado, dependerá del tipo de fruta, pero para las frutas más habituales, como el melocotón o la fresa, es un tiempo perfecto de cocción.

Cuando la fruta está prácticamente deshecha, la sacamos y la trituramos a mano o con batidora de brazo, y dejando trozos de fruta más enteros al gusto.

Consejos para la Elaboración de Mermelada Casera

No sé si sabías que todas las frutas contienen, en mayor o menor medida, pectina (sustancia que facilita la coagulación de las mermeladas). En el caso de que quieras realizar la mermelada casera de una de las frutas que tienen poca pectina, como por ejemplo las fresas o los higos, es más que conveniente que, durante la cocción, le agregues productos que posean pectina en buena cantidad para así contrarrestar.

Como productos que puedes añadir que contienen buenas dosis de pectina encontramos los corazones y pieles de manzana, que podrás retirar sin problema cuando ésta finalice, o también el zumo de limón (o de lima), que es muy rico en esta sustancia, siendo un ingrediente que se usa mucho en la preparación de mermeladas caseras.

¿Cómo sé si la Mermelada está en su punto de textura?

mermelada de fresa casera

Hay varios métodos para comprobar que la mermelada está en su punto.

Si hemos introducido un plato en el congelador como indicábamos previamente, echamos una cucharadita en el plato congelado y pasados unos segundos, la mermelada debería haber espesado. En caso de que no espese, la devolvemos al fuego y cocemos y reducimos unos minutos más.

Si no hemos metido plato en el congelador, lo hacemos igual pero tendremos que esperar algo más, ponemos una cucharada de mermelada caliente (según estás elaborando está caliente) en un plato y comprueba que mientras se enfría, la superficie de la mermelada se hace menor, se encoge.

Otra manera es esperar a que se enfríe en el plato y comprobar que si movemos el plano la mermelada prácticamente no se desplaza.

Es importante realizar la comprobación en el paso de enfriarse, ya que en muchas ocasiones en caliente tiene textura más líquida, pero en cuanto empieza a enfriarse se va espesando, adquiriendo la textura que buscamos en una mermelada, más sólida que líquida.

Cuando la mermelada se queda pegada en el dorso de la cuchara y casi no gotea, está lista para retirarla del fuego y proceder a envasarla.

¿Qué frutas elegir para realizar la mejor mermelada casera?

No elijas frutas demasiado verdes, ya que con ellas es mejor no hacer mermelada. Sólo obtendrás resultados óptimos si eliges furtas en su estado óptimo de maduración, ya que es la propia fruta la que debe aportar parte de su dulzor natural.

Ten en cuenta que si tienes que añadir más azúcar después de la cocción, el resultado no será el esperado y se aportará un dulzor neutro que repercutirá en el sabor de la mermelada

Es muy importante preparar la mermelada en una cazuela muy amplia, ya que en el momento de añadir el azúcar a la fruta, ésta suelta gran cantidad de agua y podría desbordar al cocer.

Como decíamos antes, la mermelada se envasa en tarros previamente esterilizados. Lo ideal es dejar unos 2 cm entre la mermelada y el borde del tarro y limpiar éste muy bien.

preparar mermelada casera

Una vez introducida la mermelada es muy importante sellar las tapas al vacío para que se conserve durante más tiempo. Para ello debes cerrar muy bien los botes y cocerlos al baño María, esto es, colocamos los botes boca abajo en una olla amplia, los cubrimos con agua hasta la mitad y los ponemos a cocer durante 20 minutos, aproximadamente.

Con esto conseguimos el vacío y así un perfecto estado de conservación para aproximadamente 1 año en la despensa en un lugar fresco y seco.

Como consejo, si utilizas tarros con gomas, que sean nuevas y, antes de utilizarlas, tendrás que escaldarlas en agua hirviendo y secarlas bien.

No desperdicies nada cuando hagas zumos

No lo podrás hacer con todas las frutas, pero si vas a hacer zumo de manzana, pera o melocotón en la licuadora, no tires toda la pulpa que sobra, puesto que con ella puedes conseguir una estupenda mermelada rápidamente añadiéndole un poco de azúcar y zumo de limón.

Lo dejas enfriar un poco y estará lista para consumir.

venta al por mayor productos para dieta adelgazar

Otras Recetas Saludables

Hummus casero

Macarrones de quinoa con pollo

Wrap de Pollo y Verduras

Croquetas Veganas de Setas